Home

Sanserif-cabezasArticulado-06Respetar lo inmejorable*

Los objetos útiles que hoy constituyen los instrumentos básicos de nuestro entorno cotidiano -una silla, un tenedor o cualquier otro enser o herramienta doméstico- se han instituido como una suerte de “géneros” que han alcanzado su identidad actual tras un largo proceso de evolución facilitado tanto por las enseñanzas de su elaboración como por las extraídas del propio uso. Al igual que las especies animales, todo partió de una idea inicial burda e incompleta, que fue depurando sus prestaciones y su forma hasta alcanzar la perfección forma/función que tienen hoy. Poseen estos objetos una perfección formal tan equilibrada que ya resulta difícil, por no decir imposible, mejorar la función de uso que nos prestan.

Puede así decirse que todos esos géneros de cosas que han perdurado alcanzan un “punto de saturación”. Un punto a partir del que hacerles progresar resulta ya imposible y, a partir del que, intentar cambiarlas a pesar de todo, no supone ya un progreso, sino, por el contrario un retroceso, una perdida de practicidad. No hay que pretender alterar la esencia de aquellas cosas que han llegado a ese clímax y que no podrán ser mejores de lo que son por mucho que nos empeñemos. Cuando se llega a ese apogeo hay que respetarlo. Los cambios forzados sólo pueden acarrear un deterioro de sus propias virtudes. Del mismo modo que cada especie orgánica tiene sus límites evolutivos, también cada genero de lo artificial tiene los suyos.

Hemos de aceptar que existen ciertos terrenos en los que ya no es posible avanzar y en los que se ha llegado al máximo de lo que podían dar de sí. No significa frenar la creatividad, sino orientarla de otro modo. Tampoco significa que hayamos de asumir todo lo que nos rodea como inmutable, sino que hemos de saber distinguir aquello que ha llegado a esa perfección, de aquello que aun debe alcanzarla.

El camino creativo no esta en cambiar solo la apariencia de las cosas que hemos heredado, sin más. Cambiar una forma por otra en lo que ya esta bien tal como está es algo muy epidérmico e intranscendente. Lo que se espera de la creatividad es que vaya mas allá, creando los nuevos útiles que, en cada momento, los cambios en el modo de vida van exigiendo. Son muchas las áreas en las que existe terreno por recorrer. Nuestro modo de vida esta en constante cambio. Cambios que brindan muchas posibilidades creativas si se saben descubrir las carencias que aun han de cubrirse. Hallar esas carencias es algo primordial en el gesto creativo. Nuevos útiles para nuevo usos, de eso se trata. El papel de la creatividad es precisamente de imaginar esos nuevos “géneros” de cosas que se necesitan y no de retocar una y otra vez la apariencia de las que han demostrado ser inmejorables.


*André Ricard: Diseñador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s