Home

Sanserif-pictoHiatus2-08El manifiesto de la reparación*

Un manifiesto del colectivo Platform 21

1. ¡Alarga la vida de tus productos!.

Reparar significa dar la oportunidad a tus productos de vivir una segunda vida. ¡No los tires, remiéndalos! ¡No acabes con ellos, arréglalos! Reparar no es dejar de consumir, es dejar de tirar cosas innecesariamente.

2. Las cosas se deberían de diseñarse para poder ser reparadas.

A los diseñadores: Crea objetos reparables. Comparte, de manera clara, como repararlos por uno mismo. A los consumidores: Compra cosas que sepas que se pueden reparar, o bien pregúntate por qué no existen. Se critico e inquisitivo.

3. Reparar no es reemplazar.

Reemplazar es tirar el trocito roto. Esto NO es el tipo de reparación del que hablamos.

4. Lo que no lo mata lo hace más fuerte.

Cada vez que reparamos algo, le añadimos potencial, historia, alma y belleza.

5. Reparar es un reto creativo.

Hacer reparaciones es bueno para la imaginación. El uso de nuevas técnicas, herramientas y materiales da paso a nuevas posibilidades sin dejar que las cosas caigan en el olvido.

6. Las reparaciones sobreviven a las modas.

Las reparaciones no dependen de estilos y tendencias. Las cosas reparables no tienen fecha de caducidad.

7. Reparar es descubrir.

Al arreglar los objetos, descubrirás cosas increíbles sobre cómo funcionan -o cómo no funcionan- las cosas.

8. Repara incluso en tiempos de bonanza.

Si piensas que este manifiesto tiene que ver con la actual recesión, olvídate. Esto no es una cuestión de dinero, sino de mentalidad.

9. Las cosas reparadas son únicas.

Incluso las falsificaciones se vuelven originales si las reparas.

10. Reparar es independencia.

No seas un esclavo de las tecnologías, se su dueño. Si está roto, arréglalo y hazlo mejor. Y, si ya eres un experto, inviste de poder a otros.

11. Cualquier cosa se puede reparar, incluso una bolsa de plástico.

Aunque recomendamos utilizar una bolsa reutilizable y, si es necesario, luego arreglarla para alargar su vida.

Deja de Reciclar. ¡Empieza a Reparar!

Algunas Notas Sobre el Manifiesto de la Reparación [2]

Reparar no es un paso posterior a diseñar, si no que es parte integral del mismo proceso. Recopilar materiales y funciones del medio que nos rodea, darles forma y combinarlos para crear objetos y, en última instancia, hacerlos activos a través de su uso y manipulación, son todo partes de una misma cadena operativa. Esto también incluye ajustar, recortar, adaptar y reparar: todas ellas acciones cuyo objetivo es llevar al objeto a un nuevo estadio de su vida útil.

Cuando una cosa se rompe, nos ofrece la posibilidad de diseñar y entendernos con sus funciones e importancia relativa. Cuando nos negamos a relacionarnos con el diseño, estamos aceptando que se nos imponga de manera jerárquica. Un objeto defectuoso o pasado de moda no debe ser considerado un incordio, una carga destinada a ser desechada en la papelera, a caer en el olvido. Un objeto, una vez materializado, no cae en el olvido por si mismo.

Con el lenguaje y nuestra imaginación tendemos a humanizar los objetos constantemente. Los convertimos en el sujeto de verbos como: trabajar, mover, vivir y morir. De hecho, lo que hacemos es, con nuestras palabras, admitir de forma implícita que esa intencionalidad es difusa, pues para cumplir una tarea necesitamos la parte humana y la material en partes iguales. Es decir, incluso una puerta tiene que querer dejarte entrar para que se abra cuando tiras de ella.

De hecho, el uso de objetos implica cierto conocimiento de la materia que no está siempre explicito. No necesitamos ser físicos para ver la televisión, ni informáticos para enviar un e-mail. Ponerse a reparar es la ocasión perfecta para revelar el conocimiento sobre la materia y adquirirlo poco a poco de manera consciente a medida que lo vamos necesitando. El conocimiento implícito de la materia significa realizar las cosas de forma acelerada haciendo que el tiempo desaparezca. Sin embargo, hacer de este conocimiento algo explicito es una oportunidad para crear el tiempo necesario para aprender y reflejar si necesitamos cumplir cierta función o cumplir cierto objetivo, y cómo. Tiempo bien empleado.

Entonces, ¿los objetos tienen derechos? Hace un siglo, Adolf Loos comparó la decoración no funcional con el crimen, porque, según él, la ornamentación es una forma de trabajo malgastado, un falta de respeto hacia el esfuerzo que han puesto los trabajadores en producirla. Loos ha influenciado, y lo sigue haciendo, a muchas generaciones de diseñadores, incluso ahora que hemos adoptado la idea de que la decoración es siempre funcional: nuestras cosas siempre tienen un valor y queremos que lo tengan porque necesitamos establecer una relación de igualad con ellas. Sin embargo, ¿podemos decir que deshacerse de un objeto por la simple razón de no estar de moda o porque se le ha roto una pieza, es una falta de respeto hacia el trabajo que conlleva y hacia su historia, y, por lo tanto, un delito?

El reciclaje puede consumir la misma o más energía que la recolección de materias primas, y puede a veces tener un impacto más negativo desde el punto de vista ecológico. Hoy en día, el reciclaje es aún, sin duda, la mejor solución para nuestra cultura de deshechos indiscriminados. No obstante, implica costes y métodos que podrían ser reducidos si el producto sencillamente no se tirara. También, ese producto que nosotros confiamos a las plantas de reciclaje por el simple hecho de que nuestra corta relación sentimental se haya terminado, puede ser muchas veces de provecho para otras personas.

Reparar no es simplemente “ingeniárselas para hacerlo”, es revelar la infinitud de los objetos, su potencial ilimitado. A la larga, significa desbloquear el capital del trabajo y el valor que contienen los objetos que nos rodean para mantenerlo en circulación. Las palabras “gasto” y “vasto” viene del latín vastare y su participio vastus respectivamente: originalmente se referían a un amplio terreno abandonado. Ahora es cosa nuestra explorar ese territorio y liberar la energía y la vida que contiene.

*Joanna van der Zanden & Gabriele Oropallo: Diseñadores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s