Home

El diseño de los sólidos y los líquidos. De lo tangible a lo intangible. De los átomos a los bits*

Siempre el diseño ha estado íntimamente ligado al desarrollo  tecnológico, y desde que el ritmo de las novedades ha aumentado últimamente, la disciplina está radicalmente cambiando.

Antes, solía ser el proceso de dar forma a los sólidos, y el papel del diseñador era principalmente para asegurarse de que las formas cumplían una función física, y podrían ser fácilmente elaboradas de forma masiva.

Hoy en día, el uso generalizado de la fabricación en masa, con el objetivo de la comercialización mundial, ha producido una saturación elevada de productos, y ha transformado el diseño en un elemento clave en la diferenciación de productos. Centrado en ganar la guerra entre las marcas, que se produce a diario en las estanterías de tiendas, a veces el diseño no ha logrado cumplir las necesidades reales de la gente.

También ha habido, desde el principio, una tendencia constante en el diseño hacia la desmaterialización, porque menos material significa menos costes en la producción, el transporte y el almacenamiento. Fino y ligero a menudo son palabras asociadas a la innovación, y un equivalente del progreso. Y es así, estos conceptos se utilizan a menudo por las marcas como parte del cebo de la publicidad que nos vende cosas que realmente no siempre necesitamos.

Esa obsesión por la delgadez y ligereza corresponden bien con nuestros deseos y aspiraciones como humanos y antiguos nómadas. Ser capaz de moverse cargado con nuestras herramientas más preciadas ahora es tan valioso como lo fue para nuestros ancestros los Homo sapiens.

Una vez más, habilitado por los desarrollos técnicos, como el microprocesador y, en consecuencia, el ordenador, la desmaterialización ha presionado a la mayor parte de nuestros objetos hacia la miniaturización.

En el ámbito de la electrónica de consumo, la convergencia se ha convertido en una palabra de moda, que cada marca intenta meter todas las características posibles en el más pequeño y más fino de los dispositivos.

La complejidad producida a partir de la condensación de las funciones en un pequeño paquetes se ha resuelto mediante el uso de interfaces complejas que, por primera vez en la historia, no se parecen a interfaces, pero sólo como una extensión invisible de las propiedades físicas de los objetos.

Lo más interesante es que ahora los objetos pueden por fin representar comportamientos parecidos a los humanos ya que el hardware y el software funcionan perfectamente. A partir de ahora, parece que no tendremos que prestar más atención a la interfaz, de la misma manera que cuando se conoce a alguien por primera vez, no prestamos atención a nuestra mano (la interfaz), sólo al apretón de manos (la acción).

Dado que el software ahora es tan importante como el hardware en nuestra vida, la perspectiva cambia de un enfoque centrado en el objeto, al diseño de las relaciones entre las cosas (sistemas / redes / plataformas).

El software también permite integrar cambios en los objetos, incluso cuando están en manos de los usuarios, lo que resultaría muy costoso de hacer en el hardware.

Como los objetos son más reactivos y exploran su entorno para recopilar datos que nos ayuden, cada vez tienen un papel más activo en nuestra vida, y como consecuencia nos hacen también más dependientes.

La esfera y el alcance del diseñador se ha expandido más allá del sólido y ahora tenemos que comprender las situaciones y comportamientos del fluido para satisfacer las necesidades de la gente y crear una experiencia holística. Se parece más a planificar situaciones e identificar áreas que deben mejorarse, lo que resultará en nuevas formas.

Por supuesto, todavía tenemos que crear los objetos con cuidado suficiente para crear vínculos emocionales con sus usuarios. La única forma de ser sostenible es hacer las cosas preciosas que la gente se siente orgullosa de poseer y no quiere tirar.

El diseño cambia rápidamente del diseño de sólidos, al diseño de ambas características sólidas y líquidas del objeto como una entidad única.

Los diseñadores tienen que aprender como navegar entre esas dos áreas para que el diseño sea relevante y significativo.

Este nuevo desafío trae un mar de nuevas oportunidades que se deben aprovechar.

*Oscar Díaz: Diseñador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s